20
Dom, Sep

Encuesta de la UNESCO revela principales desafíos originados por la pandemia

Educación
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Durante julio de 2020 fueron consultados 17 países de la región, los cuales opinaron sobre los principales obstáculos que enfrentan, tales como la interrupción de clases presenciales, la falta de infraestructura y cómo evaluar a los estudiantes en estos momentos complejos.

 

Observar el desempeño de los estudiantes durante el año, evaluaciones flexibles, o una combinación entre ambas parecen ser algunas de las alternativas posibles para enfrentar una de las principales preocupaciones educativas que tienen actualmente los países de América Latina y el Caribe: ¿Qué hacemos con la promoción de curso al final de los periodos lectivos?

Este problema, junto a los diagnósticos de los aprendizajes, las consecuencias de la pandemia al interior de los sistemas educativos, los problemas de infraestructura para enfrentar un retorno seguro a la escuela y cómo los países empiezan a abordar las secuelas de la pandemia en la población más vulnerable son abordados en el documento Sistemas educativos de América Latina en respuesta a la Covid-19: Continuidad educativa y evaluación. Análisis desde la evidencia del Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE): documento de programa.

El documento es un esfuerzo de análisis de evidencia realizado por el Laboratorio LLECE de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago), que llevó adelante una recopilación de información nacional a través de encuestas. En este instrumento participaron: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

El texto de la UNESCO muestra que están surgiendo desafíos con diferentes horizontes temporales. A corto plazo, los países deberán trabajar en posibles planes de retorno seguro, a la vez que perfeccionan metodologías y estrategias para la educación a distancia o modalidades híbridas.

A mediano plazo, la UNESCO indica que deberán buscarse mecanismos para diagnosticar adecuadamente las consecuencias de la pandemia, y diseñar estrategias para paliar estos efectos lo más rápido posible, con foco en los estudiantes marginados. A largo plazo, los países encuestados afirman que la crisis actual los conmina a repensar los modelos de educación, a mantener el avance hacia currículos relevantes y atingentes para los ciudadanos del siglo XXI, y a tener sistemas educativos inclusivos y flexibles que den a cada estudiante la posibilidad de desarrollarse según sus fortalezas e intereses.

Carlos Henriquez, coordinador general del Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE) de la UNESCO, indicó que estos resultados “son unos insumos muy relevantes para los próximos meses ante los planes de retorno a clases que comienzan a dibujarse de forma gradual, flexible y voluntaria. Estos deben tener como pilar central la seguridad sanitaria y su implementación debería involucrar el diálogo entre todos los actores de las comunidades educativas para la construcción de confianza y una cultura de seguridad en comunidad”.

 

Fuente: UNESCO

Infórmate de las últimas noticias.