19
Lun, Abr

Vacunas anti Covid-19 en el mundo y el Perú actual

Cooperativismo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Artículo elaborado por el Dr. Vince Quispe Andía en coordinación con el Comité de Educación de EduCoop.

 

1. Disposición de las NACIONES UNIDAS sobre las vacunas anti COVID-19: es de suma importancia, que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) haya aprobado la Resolución A/74/1-57, en julio pasado, sobre COVID-19, precisando que la vacuna contra este virus es un bien público de la humanidad y que ha de ser accesible para todos los países de nuestro planeta. Esta Resolución de la ONU fue apoyado por todos los países que la integran, entre ellos la Unión Europea. Desde luego, la Resolución mencionada fue planteado por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S), oportunamente. Una muestra de apoyo a esta disposición de la ONU está la actitud y decisión de China que ha previsto suministrar 10 millones de estas vacunas anti COVID-19 al Fondo de Acceso Global COVAX, que es parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS); este suministro será realidad gracias a la iniciativa de tres farmacéuticas del mencionado país. COVAX ya posee 38 millones de vacunas hasta el presente y ha realizado un sorteo entre países pobres y muy pobres y el Perú es uno de los 4 de América Latina que ha de recibir gratis 1,700,000 vacunas en el próximo mes de marzo.

2. Acaparamiento de las vacunas anti COVID-19 por países con grandes capitales: de manera totalmente egoístas e irresponsablemente antihumanas, con espíritus de nacionalismos desfasados, históricamente, y contraviniendo su apoyo primigenio a la Resolución A/74/1-57 de la ONU, determinados países con capitales ostentosos y en contra de los principios de la OMS, están acaparando las vacunas anti COVID-19; esto a pesar de que constituyen solo el 16% de la población mundial, pero están adueñándose del 60% de las mencionadas vacunas; cuando en realidad los países en desarrollo son el 70% de la población mundial, pero están recibiendo muy pocas vacunas o ninguna. Estos países acaparadores están dejando sin vacunación a miles de millones de habitantes, lo que facilitará el incremento y la continuación de los contagios por muchos años. Constatamos que Canadá con 38 millones de habitantes ya compro 4 veces de la cantidad de su población para inmunizarlos; EE.UU. y la mayoría de países de la Unión Europea se han apropiado de más de 3,000 millones de vacunas y están ya vacunando cada día a millones de personas; mientras que países pobres de África y América Latina, por ejemplo, están recibiendo cantidades mínimas o insuficientes agudizando, con ello, la persistencia y contaminación en ascenso del virus, como se está constatando en muchos países pobres. Esto facilitará la continuación, la existencia y las mutaciones de este virus repercutiendo en otros países. Nosotros creemos que los mejores intelectuales de estos países acaparadores, de un “ bien de la humanidad”, estén de acuerdo con sus gobiernos antihumanos. Estamos en el segundo decenio del siglo XXI. Sería muy loable un pronunciamiento internacional al respecto para que los políticos de esos países traten de cambiar y superar sus actitudes completamente anti humanas y anti históricas.

3.La política sanitaria anti COVID-19 en el Perú con pandemia: en realidad la triste historia de las políticas sanitaria con presupuestos minimizados viene desde 1990; más aún después de la Constitución de 1993 impuesta por A. Fujimori; quien, con su carta magna, impulsó y elogió las privatizaciones en el sector salud como en educación, destinándoles presupuestos míseros. El resultado fue, en el sector salud, la no previsión y construcción de nuevos hospitales indispensables, esto en muchas ciudades necesitadas con premura, la no adquisición de implementos sanitarios requeridos ni medicinas para los pacientes, la no instalación de laboratorios pertinentes, el no aumento y descuido de los centros de salud de primer nivel (postas médicas sanitarias), el no nombramiento de médicos y enfermeras, sino solo contratos con CAS. El gobierno de M. Vizcarra siguió la misma tónica en su presupuesto para el 2020; en razón de ello no cambió nada cuando se inicia la pandemia (que empieza en febrero 2020 en nuestro país) para combatir el COVID-19; pues no planteó ningún plan estratégico en concordancia con otros organismos pertinentes que existen el país, esto a pesar de que ya se venían implementado en otros países exitosamente (China, Vietnam, Angola, etc.). F. Sagasti continuó, con peores actividades, lo dejado por M. Vizcarra. No materializó los contratos que se venían intentando tres meses atrás con países que ya tenían vacunas para ser exportadas pronto. Recién después de dos meses (en enero 2021) se trató de realizar contratos por la exigencia de todos los entendidos y el pueblo peruano afectado tremendamente. Ahora se sabe que la empresa Sinopharm ha aceptado un contrato de 20 millones de vacunas que está llegando poco a poco; con el laboratorio Pfizer- Astra Zeneca se ha firmado un contrato por 20 millones de vacunas que llegarán también poco a poco a partir de marzo; la COVAX facility , con aprobación de la O.M.S, ha de enviar 1,700,000 en el mes de marzo; con Johnson and Johnson se está negociando el envío de 5 millones de dosis; con el gobierno de Rusia se está tratando de negociar 20 millones de dosis que llegarían antes de julio, en este caso es su vacuna Sputnik V del laboratorio Gamaleya. Se entiende que todos estos posibles contratos se tienen que agilizar lo más pronto posible, porque el dinero existe y todos los peruanos-as los necesitamos para reiniciar las labores productivas normalmente y el enfrentamiento a la crisis económica que está paralizando al país.

4. Aprecio y gratitud a todo el personal que está enfrentando directamente al COVID-19: desde el inicio en todas partes del mundo y en especial en el Perú, quienes vienen enfrentando a este virus son los médicos, las enfermeras, técnicos de enfermería, por un lado y los policías y personal militar disponibles en los centros de tratamiento. El presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva (Sopemi), Jesús Valverde, ha informado que son 735 médicos intensivos, 1,500 enfermeras y 1,200 técnicos de enfermería que integran el personal sanitario que labora en UCI, de hecho, son los primeros que están siendo inmunizados con las dosis de Sinopharm llegados a buena hora, recientemente. El pueblo peruano, en su totalidad, aprecia y agradece infinitamente a este grupo muy especial en, primer lugar; asimismo, a los demás médicos, enfermeras-os, personal policial y militar que están combatiendo a este virus jamás visto en la historia humana.

Dr. Vince Quispe Andía

 

 

 

 

Infórmate de las últimas noticias.